Skip to content

Crónica del partido contra Les Voltigeurs

26 mayo, 2015

Llegó la hora de la cita y nos fuimos juntando a la puerta del vestuario. La hierba de Asti parecía estar en perfectas condiciones y la lluvia de los últimos días nos dio un respiro. Prometía a ser una buena tarde de rugby. Algunas caras somnolientas, otras concentradas… y otros recién levantados de la mesa tras alguna copichuela…

Nuestro equipo adversario de Les Voltigeurs du Stade Français llegó en autobús y tras los saludos de rigor, todos al vestuario. A falta del jefe del clan, el Señor Mayor cogió la batuta del equipo y nos pusimos a sus órdenes. Había gente de sobra e íbamos a poder jugar todos. Loki nos demostró las formas de calentamiento más innovadoras y actuales, antes de que el colegiado Mr. White nos indicara que el partido estaba a punto de empezar.

Nuestros rivales de “rosa y negro” tenían el balón para el saque inicial y al ejecutarlo, fueron sorprendidos por quince personajes cayendo de espaldas y agitando sus patitas. Risas, aplausos varios y vuelta a sacar para iniciar el partido en firme. Los primeros minutos el balón estuvo alternándose entre ambos equipos hasta que, poco a poco, la superioridad francesa se fue haciendo patente en el campo.

Hubo decisiones arbitrales discutidas y hasta se llegó a dudar de la profesionalidad del colegiado, dado que por alguna razón que desconocemos el habla se le volvió francesa y no recuperó el castellano hasta terminado el partido. En fin, divertido partido con alternancia de ensayos por ambos equipos y algún que otro “nudo de corbata” sin gran trascendencia que desmereció el buen ambiente general.

Dado el poco tiempo que queda para el comienzo del EGOR 2015, lo importante fue la ausencia de lesiones importantes. Lo más destacable fue la rotura de fibras de Robert que, con cuidados y mimos, estará sanada en 2-3 semanas. Una vez terminado el partido la liturgia habitual: saludos, foto de equipos y pasillo de camino al vestuario.

Para el tercer tiempo nos dirigimos a la playa de Orio. Allí, en uno de los chiringuitos de la playa, les íbamos a agradecer su visita a Les Voltigeurs. Mientras que por nuestra parte le obsequiamos con el tradicional y codiciado plato del OPLA, por parte parisina otorgaron a Juanan una camiseta del Stade Français y la corbata del equipo. Terminadas las oratorias de ambos equipos, el tercer tiempo siguió celebrándose con picoteos varios y cerveza como para parar un tren. Ya sentados a la mesa, las bandejas de carne a la brasa fueron pasando de mano en mano, de boca en boca, acompañados de algo de ensaladita.

Bonita tarde de rugby con gente muy agradable y que quedará en el currículum del equipo. Una muesca más en nuestra trayectoria.

Merci Les Voltigeurs, au bientot!!

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: