Skip to content

El mejor EGOR, el mío

17 junio, 2015
tags:

Hay quien cataloga de mayor espectáculo del rugby un campeonato como el del mundo o un partido en concreto, como la final del Top14. Sin duda estos eventos proporcionan un extra para los espectadores, ya que les obligan a tomar partido por uno u otro equipo. El ambiente que se vive en las gradas hace que sus 50 ó 60 protagonistas obtengan un extra de adrenalina para afrontar el reto que les aúpe a la gloria o les relegue al purgatorio de los segundos.

Para cualquiera de los 1500 jugadores, 15 árbitros, un sinfín de acompañantes y una multitud de voluntarios, sin los cuales de nada hubiera servido la organización de un evento magnífico, tanto si se han puesto de corto el pasado fin de semana como si no; para todos ellos y ellas la mayor gloria sin duda ha sido poder participar en un festival como el EGOR. Eso lo sabemos muy bien quienes lo hemos hecho y ya no podemos hacerlo por un motivo u otro. Todos ellos protagonistas de un evento inolvidable. Todos partícipes de la gloria del triunfo, ya que ningún resultado soportará el paso del tiempo. Todos capaces de hacer amigos más allá de señas de identidad o colores de camisetas. Todos inmortalizados por los demás.

Este supone para mi el mayor espectáculo de rugby del mundo, pues todos somos protagonistas, todos somos espectadores y todos somos famosos para nuestro entorno. Hoy, martes, después de un día de aclimatación o traslado, con una sonrisa en la cara que delata satisfacción por lo hecho, los que trabajan se dirigen al trabajo, donde el EGOR de Donostia desplazará sin duda los comentarios de los aficionados al futbol a un segundo plano. Quienes disfrutan de una merecida jubilación, relax y ocio. Los que ni lo uno, ni lo otro, en busca de suerte con ánimo renovado. Alguno, incluso tendrá que maquillar sus magulladuras para que no se noten. Protagonistas una vez más, dándonos un “baño de multitudes”. Todo el mundo, todo nuestro mundo, familiar, laboral o social, interesado por lo vivido durante cuatro intensos días con muchas risas y pocos descansos.

El domingo por la mañana, además se incorporaron gran parte de nuestros viejos amigos (Gracias Txomin) y familiares. Sin duda pudieron comprobar sobre el terreno lo que nos arrastra a alejarnos de nuestros hogares de vez en cuando. Creo las esposas comprobaron la “inocuidad” de esta actividad para nuestras relaciones familiares. Algunos hijos estaban realmente emocionados viendo por primera vez a sus padres de corto, derrochando pundonor. El público general sin entender muy bien porqué todos se abrazan y se emocionan al final de los partidos, aunque no se conozcan de nada. Todos en fin, boquiabiertos y contagiados de parte del espíritu de nuestro deporte.

No voy a mencionar el tiempo, porque podría haber sido mejor, pero también peor. No voy a mencionar las instalaciones porque nunca he estado en unas mejores. No voy a hablar de la organización porque, pese a no conocer todas, no conozco ninguna que se le aproxime. No voy a hablar de los malos ratos porque han sido muy pocos. En fin no voy a hablar de nada más porque el administrador del blog me ha pedido que diga cuatro palabras y ya he dicho demasiadas. Gracias a todos por compartir mis aficiones y mi vida.

Txuri

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: