Skip to content

OPLA vs Les Rebelles

6 junio, 2017

Último partido pre-Lisboa, en Anoeta ante los parisinos de Les Rebelles. Apuros para completar la convocatoria, como por desgracia viene siendo norma, así que hubo que tirar de talonario para que se acercaran hasta la capital varios fichajes venidos desde Landare. Pero lo importante es mantener encendida la llama.

Había en el miniestadio fiesta familiar de la escuela del Bera Bera, con los más txikis, sus progenitores y los técnicos en alegre tocata. Y allí nos presentamos con nuestras flamantes nuevas camisetas en su versión más florida. Bocas abiertas de los presentes y miradas de admiración entre los pequeños, de excitación entre las madres y de envidia entre los padres. Claro que la percha también cuenta, y mucho.

Arrancó el partido con ligero retraso y un cielo nublado que ya anunciaba la intensa lluvia que vendría después. Saque inicial visitante y enésima muestra de sincronización gimnástica a la hora de ejecutar la difícil pirueta de la cucaracha. Mínimo un 9,90, rozando el 10.

Los primeros minutos fueron de dominio visitante, con dos rápidos ensayos. Enseguida detectamos y solventamos el problema: el balón. Mucho diseño y mucha marca, pero era lo que toda la vida se ha denominado «un puto globo», lo que afectaba negativamente a nuestro reputado estilo de juego a la mano.

Fue cambiarlo y equilibrarse la contienda, todo uno. Antes de finalizar el primer tiempo, los parisinos volvieron a anotar, pero ya se presagiaba que el viento había cambiado de dirección. En el descanso se hicieron además algunos ajustes, y 3 ó 4 jugadores franceses tuvieron el honor de vestir nuestra gloriosa casaca, un hito del que sin duda presumirán ante familiares y amigos durante el resto de sus vidas.

Con esos refuerzos, en las dos siguientes partes se pudo admirar el clásico juego preciosista del OPLA, con el offload como seña de identidad, y que tanto se esfuerzan en copiar esos chicos de las antípodas que visten de negro. Así llegó el mejor ensayo del partido, anotado bajo palos por el hernaniarra Antxon.

Y ojo, decimos mejor ensayo, que no mejor jugada, porque esa definición queda para…

… balón en nuestra 22, cerca de la línea de marca. Sereno, sin que se le alteren las pulsaciones, Pastor, jugando de ala y sin compañeros detrás, patea el oval para alejar el peligro. El balón vuela unos veinte metros hacia adelante y allí que estaba esperando Perdi para capturarla y montar el contraataque. Pero suena el silbato de monsieur Lalo. ¿Fuera de juego? Ya se ha cursado petición a World Rugby para que lo metan en la nevera arbitral durante una buena temporada.

Y así se llegó al final, pasillo, fotos de rigor bajo el diluvio y a la ducha antes de acudir al Bar Maite para el tercer tiempo. Aquarius de varios sabores y unos snacks de herboristería para picar. Discursos de rigor, intercambio de presentes y los franceses hicieron entrega de una banda con los colores de su bandera y el texto Miss Rebelles a la bala de Orio, elegido Man of The Match por la jugada antes referida. Merecido acto de desagravio. Así, entre risas y brindis se puso punto final a la jornada.

Listos para el EGOR, Lisboa prepárate que allá vamos.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: